martes, 9 de septiembre de 2014

Acupuntura para la ansiedad, no dejes que controle tu vida

 Los tratamientos con medicina china y/o acupuntura son una excelente manera de tratar la ansiedad ya sea como único tratamiento o como complemento a la medicación. La OMS recomienda la acupuntura para el tratamiento de la ansiedad desde 1979.

 Por otro lado, la medicina china también permite superar otros malestares: fobias, el trastorno obsesivo-compulsivo, el trastorno de pánico, el trastorno por estrés postraumático, el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de ansiedad social, irritabilidad, malhumor etc.

Según la Medicina China, los trastornos emocionales se pueden asociar a distintos síndromes de desequilibrio. Pero en todos los casos se trataría de una manifestación de la mala circulación de la energía (Qi). El Hígado es el responsable del suave fluir del Qi en el cuerpo y de suavizar las emociones. Cuando la función del Hígado sobre el movimiento del Qi se ve alterada, el Qi puede obstruirse provocando alteraciones emocionales y estas pueden convertirse en ansiedad.



Hoy en día, la estasis de Qi Hígado es uno de los desequilibrios más frecuentes en clínica. Aparte de la irritabilidad y el malhumor, pueden aparecer otros síntomas como dolor de hinchazón justo debajo de las costillas, suspiros, distensión abdominal, náuseas, regurgitación ácida, eructos, diarrea o estreñimiento, menstruación irregular, dolorosa y distensión del pecho antes de la menstruación. 
Con medicina china y acupuntura se puede conseguir un tratamiento efectivo para la ansiedad, disminuyendo los episodios de ansiedad, la intensidad y la duración, hasta conseguir la mejoría total.

Aunque cada sesión de acupuntura puede tener resultados diferentes, en general sus beneficios se pueden percibir rápidamente. Al no tener efectos secundarios, la medicina china será de elección en casos leves, o que acaban de manifestar los primeros síntomas. También estará indicada cuando, a pesar de ser tratados con ansiolíticos, siguen presentando síntomas o crisis. Y también cuando se decide dejar la medicación. Es una gran ayuda para deshabituarse de las pastillas de manera más suave.