jueves, 19 de marzo de 2015

Quieres adelgazar, prueba con Laserpuntura, una técnica indolora y efectiva

 La ansiedad

Tenemos una vida muy ajetreada, rodeada de prisa y factores de riesgo.

Factores cada vez más arraigados en la sociedad como son la ansiedad, malos hábitos alimentarios y una vida sedentaria, nos hacen cada vez más proclives a engordar, por lo que es preciso atacar el problema desde tres frentes bien diferenciados: estrés, alimentación y sedentarismo.

La ansiedad puede tratarse a través de los centros nerviosos donde confluyen y se concentran los conjuntos de neuronas que transmiten las sensaciones asociadas al estrés, el cansancio, el nerviosismo, excitabilidad y el exceso de estímulos que desembocan, entre otros tratornos, a la ingestión compulsiva de alimentos y otros comportamientos irracionales, incontrolables o compulsivos.
En nuestra consulta te podemos tratar con láser en lugar de agujas si no te gustan las agujas, aunque el principio es el mismo y además complemntamos el tratamiento con auriculoterapia.
Aplicamos las últimas tecnologías a los conocimientos ancestrales de anatomía y del sistema nervioso que se han venido aplicando desde milenios.


La termo-estimulación del sistema nervioso mediante haces de luz polarizada en el espectro de los infrarrojos de onda corta y baja densidad, es así mismo un tratamiento totalmente inocuo e indoloro.
Esta técnica hará que nuestro organismo, de forma natural, sostenida y autónoma, sea capaz de producir ciertas endorfinas como la hormona del bienestar (dopamina), con el fin de anular la ansiedad que nos impulsa a comer compulsivamente y de modo anárquico, consiguiendo regular el apetito como consecuencia de aportarnos una sensación de control sobre cada situación. 

Malas costumbres alimentarias

Trataremos las malas prácticas alimentarias desde el control de la voluntad. Es preciso comprender el porqué de nuestro comportamiento alimentario en particular, y una vez que hemos tomado conciencia de ello, introduciremos nuevos hábitos de conducta alimentaria que sustituyan a los anteriores y que se constituyan en una alternativa saludable y sostenible frente a las empleadas hasta el momento.
Te informaremos de los alimentos más beneficiosos y a dejar malas costumbres.

Un poco ejercicio en tu vida

Finalmente, la forma de ajustar cualquier aporte nutricional al consumo habitual de calorías, y de recuperar el balance natural de una dieta sana, es la introducción de pequeñas costumbres saludables que no suponen trastorno para nuestra vida cotidiana, como abandonar el ascensor o ir paseando a la compra o al trabajo, para invertir la tendencia a acumular grasas y poder eliminarlas de manera lenta pero efectiva y definitiva.
Las actividades físicas drásticas y enérgicas pueden ser peligrosas a ciertas edades y en ciertos casos particulares, además de que suponen un esfuerzo que tarde o temprano nos impelen a abandonar dicahs prácticas. Sin embargo introducir pequeños cambios compatibles con nuestra vida, cambios apenas perceptibles pero que supongan una práctica habitual y casi espontánea, harán que dichos cambios empaticen con nuestra forma de ser y se conviertan con el tiempo en una costumbre saludable.

Desde esta triple actuación el paciente logrará bajar de peso de manera racional y sostenida, sin los temidos efectos rebote. Pasado un tiempo no demasiado largo, cuando queramos darnos cuenta, habremos adoptado una nueva forma de vida, una nueva silueta y una mejor salud y autoestima.
Creemos que no existe otro medio y que no existen las dietas milagro.